El mundo educacional y su nueva normalidad

El mundo educacional y su nueva normalidad
Compartir en RRSS

Anbo Suministros, tu partner en material para cumplir los protocolos de seguridad frente a la COVID 19

Actualmente, el distanciamiento social es una de las medidas más efectivas
para evitar la propagación del Covid-19 entre la población.
Es importantísimo adoptar una serie de medidas y soluciones que nos harán estar seguros en nuestro espacio educacional.

Estas normas de las que habla la definición de la palabra Educación han
cambiado en nuestra sociedad por los motivos obvios de la pandemia mundial y es por este motivo que debemos implementar en los centros educativos a estas nuevas conductas de distanciamiento físico, protección e higiene.

La normalidad para cualquier individuo es todo aquello a lo que está acostumbrado. Re-acostumbrar a las personas por obligación o necesidad, necesita de una alta dosis de sentido común apoyado por unas normas amparadas dentro de una legalidad y avaladas por las autoridades sanitarias pertinentes.

Los puntos clave para esta nueva normalidad deben aprenderse y que mejor lugar para hacerlo que en un centro docente. Los equipos educativos
deben concienciarse de la necesidad de que la mejor manera de educar es pregonar con el ejemplo y es por ello que deben incorporar en su
día a día una nueva manera de proceder en este acto de “educar”.

Nuestra apuesta siempre ha sido la de diseñar y fabricar productos funcionales y estéticos y en esta nueva etapa hemos desarrollado una colección de productos que pueden ser ideales para equipar y dotar de ayuda a los centros educativos sea cual sea su tipología.

  • Pizarras
  • Postes separadores
  • Vinilos y señalética
  • Mamparas suspendidas o de sobremesa
  • Mamparas antibacterianas
  • Dispensadores de gel
  • Puntos de información e higiene
  • Tableros de anuncios
  • Paneles informativos
  • Papeleras
  • Contenedores de reciclaje

La inversión en equipamiento debe ser selectiva para no incurrir en gastos innecesarios (productos que no vayan a terminar usándose) y no incurrir en el gasto dos veces por seleccionar productos de baja calidad que debido a la casuística de las escuelas el desgaste es elevado por no decir extremo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *